Cinco preguntas que debes hacerte antes de contratar a un traductor jurídico

Encontrar a un especialista en traducción para confiarle tus documentos puede ser abrumador si no conoces los pormenores del campo de la traducción. Estas son las cinco preguntas que deberás hacerte a la hora de contratar los servicios de un traductor.


traducción jurídica contratos

1. ¿Cuál es su especialización?

Al igual que para profesionales de otros campos, la especialización de los traductores es un requisito indispensable a fin de llevar a cabo un trabajo de calidad. Hay traductores médicos, literarios, técnicos, científicos, audiovisuales, y un sinfín más de especializaciones, pero al momento de traducir tus documentos jurídicos querrás trabajar con un traductor que no solo se especialice en traducción jurídica, sino también que se presente y promocione como traductor jurídico.



2. ¿Con qué combinación lingüística trabaja?

He visto profesionales que ofrecen traducciones en dos, tres, cuatro, cinco e incluso hasta seis idiomas. Del mismo modo que la especialización en un único campo de traducción, la especialización lingüística determinará la calidad del trabajo final. Asegúrate de trabajar con un profesional que se especialice de forma exclusiva en el par de idiomas que tú necesitas.



3. ¿Es miembro de alguna asociación que nuclea traductores?

La Asociación Española de Traductores, Correctores e Intérpretes (Asetrad) es la organización que reúne a profesionales del campo en España. Al trabajar con un miembro de una organización profesional, te aseguras de que este profesional acata las normas deontológicas, realiza formación continua para adquirir conocimientos que podrá plasmar en tus traducciones, y forma parte de una red de profesionales a quienes recurrir en caso de necesitar otras especializaciones o servicios. Al trabajar con un miembro de una organización profesional, te aseguras profesionalismo.



4. ¿Cuál es su enfoque de tratamiento de la información?

Me he topado con profesionales que hacen uso de herramientas de traducción automática en detrimento de la confidencialidad de los documentos, o que comparten en foros y grupos segmentos de documentación o incluso documentos completos a modo de plantillas para sus colegas. Al momento de trabajar, ¿el traductor te ofrece un acuerdo de confidencialidad? ¿Dispone de una política de tratamiento de la información que resguarde tus datos y los de tus clientes? Si no es así, puedes consultarle y asegurarte de que tu información no se comparta con terceros sin tu aprobación.



5. ¿Sabes quién hará tu traducción?

Esta pregunta suena obvia, pero… ¿lo sabes?

Seguramente habrás visto grandes agencias de traducción que ofrecen listas y listas de especializaciones y decenas de idiomas. Aunque no niego la utilidad de los servicios que este tipo de empresas puede brindar, ¿sabes quién traducirá tus documentos? Y sobre todo, ¿sabes con qué preparación y experiencia cuenta esa persona? No querrás confiar tu traducción en una mega agencia de traducción que subcontrata el servicio a una agencia de traducción en un país remoto que emplea a graduados o estudiantes avanzados con escasa experiencia y nula especialización. Mi consejo es que trabajes con un profesional que sea tu verdadero socio y que te brinde atención personalizada y servicios adaptados a tus objetivos, sin intermediarios que subcontratan tu traducción.


Si quieres saber más sobre este tema o si necesitas un presupuesto para tu traducción, envíame un correo electrónico a info@yourtranslationpartner.com o haz clic aquí para enviarme un mensaje.


#traducciónjurídica #traductoresespecializados #Asetrad

31 vistas0 comentarios